FESTIVAL DE COMIDA BRASILERA (ROCHESTER SCHOOL)

                                                

GASTRONOMIA BRASILERA

Brasil tiene una rica culinaria regionalizada, casi imposible de ser generalizada en un territorio marcado por diferencias tan grandes.

Esa diversidad está directamente conectada al origen de la población que habita cada estado.

En una primera instancia, nuestra comida es el resultado de la mezcla de tres pueblos.

Los portugueses trajeron el gusto por el aceite de oliva, el arroz, los dulces, los ponqués y los manjares, los africanos trajeron los platos con aceite de dendé, propio de su palmera nativa, también la leche de coco y los indígenas que allí estaban, contribuyeron con la elaboración de la harina de yuca, el conocimiento y el uso de hierbas, frutas, pimientas y semillas.

Con la llegada de los inmigrantes a Brasil en el siglo XIX e inicios del siglo XX, alemanes, ingleses, italianos, holandeses, españoles, sirio-libaneses, japoneses, complementaron también algunas novedades al menú nacional, haciendo adaptaciones de sus platos típicos sustituyendo los ingredientes que faltaban por los correspondientes locales, fortaleciendo así el consumo de diversos ingredientes típicos.

El gusto brasilero y la alegría de nuestra mesa vienen de esa mezcla de la culinaria de todos los pueblos que allí llegaron y que hoy resultan de las recetas testeadas y probadas por unanimidad, enriquecidas con nuestro sabor tropical.

 

COCINANDO Y SIRVIENDO COMIDA

Cocinar y alimentar es una manera de expresar el amor al prójimo.

En un plato se transmite la cultura, los saberes y los sabores de un pueblo.

Por eso usamos todos los sentidos al cocinar.

La visión, para dar color al plato.

El olfato, para sentir los olores.

El gusto, para hacer la combinación de los sabores.

El oído, para escuchar los sonidos de los ingredientes en un sartén.

Todo eso, es lo que llevamos al comensal. Esa mezcla de colores, sabores y cultura.

Saber explicar el plato es como saber interpretar una sinfonía.

 

FEIJOADA  

Feijoada o Frijolada en español es el plato nacional de Brasil. Junto con la samba, el futbol y el Carnaval, son iconos de ese País.

Existen varias historias para ese plato, pero la mayoría de los historiadores manejan la de los esclavos.

En la época de la esclavitud en Brasil, a partir del año 1550, los portugueses hacían sus fiestas, comiendo cerdo y res. De eso desechaban las partes consideradas feas, como las orejas, la cola y las patas entre otros.

Los esclavos africanos recogían esas partes y hacían un guiso con los frijoles negros, que eran lo que tenían. Para acompañar ese guiso comían harina de yuca tostada.  Y también naranja, pero eso era debido a la falta de vitamina C que tenían, entonces los dueños de las senzalas le obligaban a comerlas.

De esa época a hoy, la feijoada tomo el gusto del brasileiro, que la mejoro y hoy es el plato nacional.

Una buena feijoada debe tener carne salada, patas, orejas, longanizas y chorizos.

Se acompaña con arroz blanco, chicharrón, costilla de cerdo, col, farofa, yuca, naranja y picante con el caldo de la misma feijoada.

Para tener la explosión de sabores en la boca, el ideal es comer la col o tallos con las carnes o la costilla. Y la farofa con los frijoles. Al terminar, se come la naranja que mito o no, ayuda a hacer la digestión y a limpiar la boca del gusto y grasa de las carnes.

 

FAROFA

Farofa es la harina de yuca sazonada ( farinha de mandioca).

La farofa es muy consumida en Brasil en todas las regiones. Sea como acompañamiento o como plato principal.

La base es la harina de yuca, donde se agrega aceite o mantequilla, sal, pimenta, tocineta y verdeo. También se puede agregar maíz, arveja, zanahoria  o algún otro vegetal o especia.

Cuando a la harina de yuca se agrega caldo o agua caliente, pasa a llamarse PIRAO: Se puede agregar varios tipos de caldo o fondo, pero el más tradicional es el caldo de la cocción del pescado o mariscos.

La farofa en Brasil tiene un costo accesible y mucha gente de bajo poder adquisitivo la consume para dar la sensación de llenura. De ahí viene la expresión, FAROFEIRO, que significa personas con educación dudosa o como se dice en Colombia, Corroncho.

 

MOQUECA DE PEIXE

De la palabra indígena Moquen.

Moqueca es un plato típico del Nordeste de Brasil y es un ensopado de pescado.

La base es pescado, pimentones, tomate, leche de coco y especias.

Hay dos variedades:
La Moqueca Baiana, que es más tradicional en Bahía y lleva aceite de dende (aceite de palmas). Aceite  oriundo de los africanos. Esa Moqueca se dice que es en homenaje a los Orixas.

Y la Moqueca Capixaba no lleva aceite de dende y es típica de Espirito Santo.

Generalmente se come la Moqueca con el Pirao.

Se puede agregar otros ingredientes como papas, guatila, zanahoria, etc.

También hay la Moqueca Mixta, que es de pescado y camarones y la Moqueca de Camarao, que es solo de camarones.

Suele tener guarnición de arroz blanco.

 

FRANGO IPANEMA

De cocina de autor, ese plato tiene un significado especial. El pollo, al inves de pescado, es debido que la palabra Ipanema, en tupi, significa agua sin peces, o agua ruin, donde no nacen peces.

Y ( agua)  Panema ( imprestable)

Entonces el pollo tomo lugar al pescado en ese plato. El color dorado del pollo, significa el dorado  del Sol en Ipanema, que es uno de los más lindos de Brasil. Las alcaparras significan las matas que rodean Rio de Janeiro. La leche de coco usada es en homenaje a los cocos que se toma en la orla y el arroz con farofa, significa las personas sobre  la arena ( farofa como la arena).

 

BRIGADEIROS

A base de chocolate y leche condensada.

En homenaje al Brigadeiro Eduardo Gomez. Cuenta la historia que  en 1945, épocas de elecciones para Presidente en Brasil, el Brigadier ( Brigadeiro en portugués), se candidatizó para presidente. Era un tipo apuesto y tenía muchos éxitos con las mujeres. Entonces ellas, empezaron a hacer dulces de leche condensada, mantequilla y chocolate, debido que era pos guerra, la leche fresca casi no se conseguía. Con esa venta de los dulcecitos, llamados el Doce do Brigadeiro, se conseguía plata para su campaña.

El brigadeiro jamás gano las elecciones, pero el dulce, más tarde llamado solo Brigadeiro, cayó en el gusto del brasilero y hoy no puede faltar en ninguna fiesta de cumpleaños o la que sea.